Guía para crear una aplicación de éxito | APPYWEB
  1. Crear y diseñar una app
  2. Dar forma a la idea de la app
  3. Pensar en el target y la competencia de la aplicación
  4. ¿Cómo se puede solucionar la carencia?
  5. Preparar una interfaz atractiva para la app
  6. Realizar pruebas de funcionamiento en la app
  7. Disponibilizar el máximo de canales de distribución posibles

Las aplicaciones son herramientas que ya forman parte de la vida de las personas. Cualquiera que tenga un teléfono móvil hace uso de una app para consultar el tiempo, el tráfico, buscar su restaurante favorito o cualquier otra cuestión.

Diseñar este software se convierte, pues, en fundamental como apoyo al desarrollo de nuestras empresas. En el artículo, explicamos los pasos para desarrollar una aplicación.

​Crear y diseñar una app

Aunque al principio puede abrumar la idea de diseñar una aplicación si no se tiene experiencia, lo cierto es que el proceso es relativamente sencillo si se siguen todos los pasos. En esencia, se trata de tener una planificación sistemática y no pasar al siguiente punto hasta que el anterior esté claramente consolidado.

Por otra parte, también hay que tener presente que, en la actual sociedad de la información, la competencia es cada vez mayor. Por este motivo, elementos como creación y diseñar van ligados.

Crear y diseñar una app

Crear y diseñar una app

 

​Dar forma a la idea de la app

En primer lugar, hay que saber qué necesidades objetivas va a cubrir la aplicación, lo que se da en llamar la idea central. Aunque existen muchos juegos, lo cierto es que las app´s se suelen descargar para solucionar algún problema de forma rápida y eficaz. Tengamos presente que en España el 70 % de las conexiones por internet ya se hacen a través de dispositivos móviles, y que en 3 o 4 años se espera que estas alcancen el 90 % del total.

El sistema operativo en el que se van a diseñar es fundamental para llegar a más gente. Las opciones más seguidas son iOS y Android, que es el más utilizado en teléfonos móviles que no pertenezcan a Apple. Tener claras las compatibilidades es fundamental y quizás sea bueno tener versiones para ambos sistemas.

Dar forma a la idea

Dar forma a la idea

 

​Pensar en el target y la competencia para la aplicación

Las apps funcionan por descargas, de ahí que sea importante tener claro a qué target se dirigen, cómo actúa la competencia (si la hay) y cuáles son las carencias que la nueva aplicación podría cubrir.

Saber si uno se dirige a un público de mediana o tercera edad es fundamental, tanto a la hora de diseñar la interfaz como, también, para facilitar el uso, que tendrá que ser más intuitivo. De la misma manera, si el target es joven, se priorizará una interfaz más atractiva y dinámica.

En cuanto a la competencia, es casi seguro que habrá y que funcionará más o menos bien, pero siempre hay algún factor en el que flaqueará. Es ahí donde se podrá buscar el nicho de mercado, basándonos en las ventajas comparativas que tengamos. Cada día salen nuevas aplicaciones, así que va a ser fundamental ofrecer algo que no exista.

​Pensar en el target y la competencia

​Pensar en el target y la competencia

 

​¿Cómo se puede solucionar la carencia?

En este caso, es importante tener en cuenta que existen distintas posibilidades a considerar. Por un lado, están las aplicaciones de consulta: el tráfico o el tiempo son las más manidas, aunque existen muchas más.

Por otro lado, están las herramientas interactivas, normalmente vinculadas a comercios online, que permiten comprar directamente un artículo desde el teléfono móvil, y que suelen ser de descarga gratuita. También existen casos intermedios y cada vez más populares, como son los comparadores de comercios o restaurantes que permiten elegir entre varias opciones y hacer la transacción.

Tener en cuenta estas cuestiones es fundamental para conseguir que una aplicación tenga impacto en los usuarios y potenciales clientes. Por regla general, el público no está dispuesto a perder el tiempo, de manera que busca algo que resuelva problemas.

​Preparar una interfaz atractiva para la app

Como en cualquier artículo de consumo, la presencia exterior es fundamental, y también se tiene que considerar en las aplicaciones. Una interfaz atractiva permite trabajar con garantías de éxito a medio y largo plazo, puesto que la primera impresión es la que cuenta. Por este motivo, convendrá invertir algo de tiempo y dinero en un diseño atractivo.

Colores más vivos para un público juvenil, más sofisticados para un target de mediana edad o la utilización de determinado lenguaje o jerga determinarán el futuro de este software.

Preparar una interfaz atractiva

Preparar una interfaz atractiva

 

​Realizar pruebas de funcionamiento en la app

Una vez realizado el ensamblaje, es esencial comprobar cuál es el funcionamiento real de la aplicación, probando varios dispositivos. De esta manera, se verá cuál es la velocidad de descarga, fundamental para que el usuario la utilice, o también las facilidades de navegación. Otra cuestión fundamental, por la cual hay que invertir tiempo, está en comprobar que no haya fallos de navegación en la página. De esta manera, se evitarán los problemas.

Finalmente, se puede decir que las pruebas de funcionamiento son el último escalón para decidir si se lanza definitivamente la aplicación o si, por el contrario, hay que volver a la parte de diseño y seguir madurando el desarrollo de la aplicación.

Disponibilizar el máximo de canales de distribución posibles

Este punto va a depender, en esencia, de si se va a facilitar la herramienta como gratuita o si, por contra, se va a apostar por cobrarla por una cantidad simbólica. En muchos casos, las app´s son la forma de asegurar tráfico en la web y facilitar las ventas de un producto o servicio, mientras que en otros se dedican directamente a comercializarlo.

Si la herramienta es gratuita, se puede apostar por Google Play como lugar de descarga o por la página web del comercio o empresa, directamente. También se pueden utilizar ambas posibilidades, lo que es más habitual.

Google Play también permite descargar estas herramientas de pago, aunque los teléfonos móviles deberán aprobar antes esa opción.

El mercado de las aplicaciones es cada vez más complejo porque la mayoría de las empresas u organismos públicos lanzan sus propios productos para generar impacto. Los cambios económicos, así como la extensión de los dispositivos móviles con conexión a internet de datos o por WI-FI han favorecido la aparición de este tipo de software.

Por lo tanto, saber qué necesidades se cubren, ser funcional y tener un diseño atractivo son tres elementos ineludibles que ninguna persona que quiera dedicarse al desarrollo de este software puede obviar.​

Disponibilizar el máximo de canales de distribución posibles

Disponibilizar el máximo de canales de distribución posibles

Guía para crear una aplicación de éxito
Puntúe el articulo.