Los ataques online son muy comunes en la actualidad, no te extrañes cada vez que veas algún nuevo virus masivo que roba la identidad digital de los usuarios, pero tampoco es necesario que te preocupes, los hackers están mejorando sus habilidades informáticas, pero las empresas de tecnología también están haciendo su parte y ofreciéndote métodos de seguridad cada vez más eficaces.

Pero eso no quiere decir que debas bajar la guardia, hay un montón de tipos de ataques informáticos que puedes evadir para proteger tu identidad, datos o información de tu empresa ¿Quieres saber cómo esquivarlos? Sigue leyendo.

¿Qué son los ataques online?

Pero antes de avanzar y mostrarte cuáles son los métodos infalibles para hacer frente a estas agresiones, necesitas saber qué son exactamente. También conocidos como ciberataques, son acciones informáticas que intentan conseguir información digital sin autorización, con la finalidad de robar, exponer, eliminar o desestabilizar datos de sitios web o cualquier activo digital. Consiste en vulnerar un código o algoritmo, o en dado caso servirse de alguna debilidad en el código de seguridad virtual.

Son llevados a cabo por individuos u organizaciones para afectar de forma negativa el sector o la sociedad digital. En ocasiones, son denominados por fuerzas del Estado como ciberterrorismo. Muchos expertos afirman que actualmente existe una guerra informática donde grupos delictivos utilizan herramientas cada vez más sofisticadas para dañar al colectivo.

La mayoría de las veces son llevados a cabo para obtener una compensación económica, los datos pueden venderse para ayudar a estructurar irrupciones masivas o técnicas de marketing poco éticas.

¿Qué tipos de ataques online existen?

Los hackers actúan sobre sistemas de información, servidores, bases de datos, ficheros o redes de computación, de forma anónima para obtener algún beneficio a cambio, sea económico o no. En este sentido, es de esperarse que consigas en Internet una larga serie de tipos de irrupciones online, estos se clasifican según la intención del atacante y el tipo de seguridad virtual con el que cuentas en tu sitio web. A continuación, verás los más peligrosos y cómo esquivarlos para conservar tu buena reputación digital.

Ataques SEO

También son denominados como SEO negativo, es una forma de agresión que no busca vulnerar tu sistema de seguridad digital propiamente, pero sí que busca afectar tu reputación en Internet, así como tratar de desviar el tráfico que obtienes dignamente con tus estrategias de marketing. 

La mayoría de esos atacantes serán tu competencia, pero no te lamentes, si llegas a presenciar algún tipo de SEO negativo es porque has estado haciendo las cosas muy bien, por eso hay mucha gente que quiere hundirte, pero no pasará ¿Cierto? A continuación, podrás identificar diferentes ataques de posicionamiento web.

Back Links de baja calidad

Consiste en utilizar los enlaces más importantes de tu sitio web para insertarlos de forma masiva en foros o blogs abandonados, luego, cuando Google realice la indexación te dará un posicionamiento bajo por Spam.

Este método es uno de los más peligrosos, ya que literalmente cualquiera que sepa utilizar un ordenador puede hacerlo.

Texto ancla con spam

Otra de las estrategias más peligrosas es cuando los atacantes realizan la técnica anterior con textos ancla con un aspecto demasiado comercial, lo peor de todo es que seguramente lo has estado haciendo en tu sitio web sin darte cuenta. Por ejemplo, utilizar palabras clave exactas e introducirlas en un texto de forma poco natural es una falta grave a la ética de Google.

Así que lo mejor es utilizar una herramienta de análisis de enlaces como Search Console para encontrar qué tipos de anchor text te están perjudicando.

Suplantación de identidad

Otro caso más grave es cuando los atacantes crean una dirección de email similar a la de tu empresa, luego, se comunican con los editores de sitios web donde has publicado algún enlace de promoción, en tu nombre aseguran que es necesario eliminarlo por alguna razón que se les ocurra en el momento.

En ocasiones, los editores no verifican la dirección de email y eliminan un buen link que puede estar trayendo mucho tráfico a tu web. Por eso es importante que monitorees constantemente los enlaces compartidos con otros sitios de autoridad.

Duplicado de contenidos

Esta es otra técnica fácil para los atacantes, utilizan el contenido de tu blog para copiarlo en un sitio web de baja autoridad, Google puede darte un bajo posicionamiento al entender que el post lo has copiado tú. El algoritmo no es perfecto y los competidores con poca ética se aprovechan de eso.

Lo mejor que puedes hacer para evitar esto es indexar al momento de actualizar, de esta forma, el buscador sabrá que fuiste el primero en publicarlo.

Ataques de Ddos e inyecciones de código

Los ataques SEO pueden perjudicar mucho la marca que intentas construir en el ámbito digital, son básicamente obstáculos que puedes aprender a evitar y superar con una serie de estrategias que tú mismo puedes implementar. Pero existen otros tipos de agresiones más perjudiciales, los cuales pueden ser más difíciles de sobrellevar si no cuentas con un amplio conocimiento en informática.

Uno de ellos son los asaltos Ddos, también conocidos como denegación de servicio, consiste en afectar el sistema de tu sitio web mediante la creación de solicitudes masivas automáticas. Por otro lado, las inyecciones de código son un método que se valen de los errores en el sistema de aplicaciones.

De esta forma, una agresión Ddos puede iniciar con la ayuda de las inyecciones de código. Durante estos ataques el sistema de seguridad se ve vulnerado y el hacker podrá tener acceso a toda tu información. Los más famosos son los siguientes.

Inundación ICMP

Consiste en el envío ilimitado de paquetes ICMP echo request, suelen ser respondidas por echo replay en el sistema de red, ejecutando un efecto Pin Pon sin control en la comunicación entre los equipos. Su función principal es afecta directamente tu ancho de banda.

Inundación SYN

Es el envío de paquetes con peticiones de Flags en direcciones de origen falsificadas, cuando el paquete es recibido el atacante intentar hacer una conexión al responder. Lo malo de este tipo de hackeo es que consumen recursos de tu servidor para evitar futuras pedidos legítimos.

Ataque Smurf

Muchas veces es considerado como una variante de las inundaciones ICMP pero es aún más peligroso y los efectos más amplios. Cuando los equipos responden a la petición de echo-reply genera un colapso de los recursos de la red. En este caso, existen tres partes, el hacker el intermediario y la víctima, el intermediario también es afectado, ya que es utilizada su dirección IP.

Avanzada persistente Dos

Se trata de una combinación de diferentes agresiones del mismo tipo, por lo que son altamente perjudiciales. Estos son más difíciles de eludir, ya que el hacker suele cambiar las técnicas con las que afecta la red y así evadir las múltiples defensas de los sistemas de seguridad.

Trolls e información privada

Los trolls son usuarios de Internet dispuestos enviar mensajes molestos o provocadores con la intención de perjudicar tu marca, la mayoría de las veces crean debates fuera de lugar y hacen comentarios para provocar una respuesta emocional impulsiva de tu parte. También son conocidos como haters, lo más peligroso de estos usuarios es que suelen utilizar una identidad anónima en Internet.

Encontrarás diferentes tipos de trolls que intentarán buscar la atención de tu audiencia en redes sociales, aunque también ocurre en foros y en comentarios de blogs. Los más conocidos son los trolls disruptivos, ya que buscarán afectar tu sitio web directamente.

En ocasiones, también suelen asociarse con la industria de los bots, se trata de un ejército de perfiles de usuarios falsificados utilizando la información privada y la identidad de otros usuarios reales. El siguiente ejemplo te ayudará a entender los efectos negativos de este tipo de ataques.

Durante el 2017 Alf Goransson, el entonces director general de Securitas, cayó en bancarrota debido a que algunos trolls robaron su información privada y crearon un perfil falso. Fue un caso bastante conocido debido a que es una de las empresas de seguridad más importantes del mundo. Había sido víctima de phishing, una técnica que utilizan estos atacantes con enlaces de páginas falsas en redes sociales e incluso a través de correos electrónicos.

De la misma forma, pueden acceder a datos importantes sobre tus clientes, así cómo utilizar tu nombre y el de tu empresa para difamar a otros usuarios en Internet, lo que puede afectar mucho a tu reputación online.

Manipulación informativa

Este es uno de los ataques más preocupantes, ya que no solo afecta a las empresas, sino que también buscan manipular la opinión pública de la sociedad a través de medios digitales. Este tipo de irrupciones pueden ser efectuadas por hackers u organizaciones para alcanzar diferentes objetivos.

El caso más común son las fake news, consiste en utilizar información actual publicada en medios de comunicación con alcance social importante, como son los periódicos nacionales. Pero en este caso, la información es manipulada para afectar a los involucrados.

Por ejemplo, muchas personas aseguran que las elecciones presidenciales de Estados Unidos durante 2016 fueron manipuladas a causa de las fake news, de hecho, la victoria de Trump es cuestionada constantemente por este hecho. Una de las noticias falsas para perjudicar a Hillary Clinton en la campaña del 2016 fue que encontraron votos fraudulentos a su favor en un centro de Ohio, esta noticia falsa alcanzó un total de 6,1 millones de lectores.

De esta forma, puedes darte cuenta que la opinión del público puede cambiar a causa de un ataque de fake news, solo tienes que enfocarte en las consecuencias que eso provocaría en referencia a tus productos y servicios. La mejor forma de enfrentar este tipo de información falsa es monitorizar tus redes sociales constantemente, en caso de encontrar una noticia falsa debes desmentirla a través de todos los medios.

Ataques de reputación online

Tu reputación va de la mano tu posicionamiento web, cada vez que alguno de tus clientes busca tu marca en Google experimentará una primera impresión, todo dependerá de la posición que ocupes en el top de resultados, así como los títulos que se muestran en ellos. De esta forma, puedes tener dos clases de asaltos de reputación online, son los siguientes.

  • Uso positivo: Consiste en utilizar cualquier agresión a la reputación de tu marca para conseguir buenas sugerencias por parte de Google Suggest y así aumentar el tráfico a tu sitio.
  • Uso negativo: Es una técnica que muchas empresas suelen utilizar como estrategia de Black Hat SEO, de hecho, tú también podrías utilizarlas para atraer una mayor cantidad de tráfico en los resultados de Google. Sin embargo, no es lo más recomendado, ya que esto puede afectar tu posicionamiento en las actualizaciones del algoritmo.

Es posible que sientas que las agresiones digitales son muy difíciles de sobrellevar y tal vez necesita un poco de ayuda para hacerles frente, es por eso que en Appyweb te ofrecemos la ayuda de verdaderos expertos en seguridad online para que solo tengas que preocuparte de tu visualización y tú tasa de ventas digitales.

 

 

Pin It on Pinterest